Los corazones de Viana tienen un origen muy religioso. En la antigüedad clasica el corazón representaba el centro de la vida, de la solidaridad, de la fraternidad y el amor, siendo estas las características más salientes en la vida de los santos, por eso eran representados con el corazón fuera. Estos corazones subrayaban el calor del amor con las llamas que brotaban de la parte superior, siendo esa parte una estilización de esas mismas llamas, por lo que se llaman corazones llameantes o dobles. Aparecieron en Portugal con el culto del sagrado corazón de Jesús y de ahí al pueblo le gusta usarlo al pecho como símbolo sagrado, con formas más simplificadas.